La historia de William Kamkwamba es ese tipo de historias que no pueden hacerte sino sonreir y llenarte de esperanza. A los 14 años hubo de dejar el instituto porque su familia no podía permitirse los 80 dólares que costaba la matrícula, así que parecía que no le quedaba otra salida que ser agricultor como siempre lo habían sido su familia y vecinos. Pero él quería seguir estudiando y no dejó de ir a la biblioteca de su pueblo donde consultaba muchos libros, sobre todo de

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies