Olvido

Las noticias aparecen y desaparecen de los medios de comunicación según su relevancia y actualidad, modas, manipulación, competencia entre medios, o simplemente porque despierta el interés en los periodistas. Pero el problema llega cuando tras un bombardeo intensivo (al estilo carpet bombing, porque no se puede escapar ni cambiando de medio), el tema es olvidado.

Es un problema muy grave cuando sucede con historias de sufrimiento de personas (sean en países lejanos o en el nuestro). Todos saben a qué me refiero. Lo he comentado en un post anterior referente a guerras, pero al igual que con éstas, hay temas que tras poco tiempo abriendo informativos y ocupando la portada de periódicos y medios digitales, desaparecen.

Ocurrió con el tsunami de la navidad de 2004. Rápidamente se prometieron cerca de 7 mil millones de dólares para ayuda y reconstrucción. ¿Alguien sabe cuanto de lo prometido ha llegado a su destino? Lo que sí sabemos fue que en enero de 2005 Jan Egeland (Subsecretario General de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU) criticó la “tacañería” de los países occidentales. Afortunadamente esta vez, llegaron 6’2 de los 7 mil millones prometidos.

Sin embargo, no ocurrió lo mismo tras el terremoto de Bam (Iran) que tuvo lugar las anteriores navidades. Se calculó que eran necesarios unos 1000 millones de dólares. Finalmente se llegó a la cifra de 700 de los que entre 400 y 500 los aportó el propio Irán. Koffi Annan se encargó de recordarlo en las playas devastadas tras el tsunami delante del entonces Secretario de Estado Collin Powell. Tras la afirmación de Bill Schneider (Analista político senior de la CNN) de que los líderes mundiales se habían comprometido en mayor medida que el tamaño del desastre, Koffi Annan le respondió:

“We’ve got over $2 billion, but it is quite likely that at the end of the day we will not receive all of it.
I think you heard about the Bam earthquake in Iran. We got lots of pledges, but we did not receive all the money”.
(“Tenemos más de $ 2 mil millones, pero es muy probable que al final del día no lo recibamos todo. Creo que ha oído sobre el terremoto de Bam en Irán.
Tuvimos muchas promesas, pero no recibimos todo el dinero”.)

Por otro lado se encuentran los desastres humanitarios que nunca han existido (para occidente). Conozco el problema de Darfur (si bien es cierto que sólo se que hay una guerra muy cruenta). Por Médicos Sin Fronteras me enteré hace unos años de que existían enfermedades de las que no había oído hablar: Kala Azar, la enfermedad de Chagas o la enfermedad del sueño son unos ejemplos. Otras son conocidas pero no se les presta atención.

Los enfrentamientos enquistados durante años sólo ocupan espacio en las primeras si no hay ninguna noticia y cuando hay sangre, eso vende. Ahora nos llegan noticias del conflicto en Sri Lanka. Hace unos años era Chechenia. La información de Iraq y Afganistan se resume a atentados y número de bajas, y, en este país tan nuestro, a lo buenos que son nuestros soldados que van repartiendo tiritas. La información en profundidad hay que buscarla (si bien es cierto que también está cada día más disponible).

De miles de problemas y sufrimientos de poblaciones alrededor del mundo nunca llegaremos a enterarnos. No hay tiempo ni dinero para cubrirlo aunque hubiese voluntad, y nosotros no tendríamos tiempo para estar informados (y dudo que pudiésemos soportarlo).

Por ello, no debemos dejar que lo poco que nos llega, caiga en el olvido. Ésta era una de las ideas que tenía en mente cuando decidí abrir el blog. Si con el tiempo se me olvida, ¡recuerdenmelo!.

Share on:

Leave a comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies